Salud

Biotecnología, la medicina del futuro

Biotecnologia y medicina
Biotecnologia

Según los últimos datos del INE, España invirtió 1.289 millones de euros en innovación biotecnológica en el año 2008, lo que supuso el 8,8%  de gasto interno total de las actividades de I+D y un incremento del 14,8% respecto al año anterior.

Aunque son datos de antes de la eclosión de la crisis, muestran la tendencia que la biotecnología es uno de los principales ámbitos de la innovación del futuro.

Posiblemente en el ámbito sanitario sea donde estos avances pueden aportar mayores beneficios a la sociedad, ya que gracias a la biotecnología se está consiguiendo que el ser humano disfrute de una mayor salud gracias a nuevos fármacos, vacunas y sistemas de prevención y diagnósticos de enfermedades, además de la curación de patologías graves mediante la regeneración de tejidos, trasplantes, implantología,…

Y es que la investigación, a través de disciplinas innovadoras como la genómica (el estudio del código genético) y la proteómica (estructura y función de las proteínas), está evolucionando para proporcionar en una medicina personalizada para cada paciente, lejos de las terapias generalistas que no garantizaban la solución a las enfermedades. Del mismo modo, los nuevos desarrollos permiten tratamientos localizados que no afectan al organismo entero, aislando los órganos o células a tratar y minimizando los efectos secundarios.

Sin embargo, el camino por recorrer es todavía largo. En primer lugar, será necesario descifrar en su totalidad la secuencia del genoma, pera después ser capaces de curar enfermedades incluso antes de que se produzcan. Todo ello supondrá un proceso largo y costoso, estudiando la función de cada gen y cómo se regula su actividad.

Pese a todo, aunque nuestro país concentra un destacado conocimiento en biotecnología  (es el cuarto contribuyente europeo en este ámbito), sólo una pequeña parte se traduce en I+D empresarial para su aplicación final en pacientes. Este problema de transferencia de tecnología debería ser una prioridad para los centros de conocimiento, conscientes que sin una aplicación y utilización práctica (y rentable) de los desarrollos innovadores, no se puede mantener una estructura investigadora.

Por ese motivo, es necesario que se siga apoyando firmemente la innovación como un sector con grandes oportunidades en el futuro, fomentando la colaboración público-privada para lograr que nuestro país se sitúe en la primera división de la investigación biotecnológica.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *