Sin categoría

Guanábano: ¿cura milagrosa o ilusión?

Se han escrito innumerables artículos acerca de los beneficios de esta fruta, se le ha llevado a niveles de panacea al decir sobre ella cosas tales como que estamos en presencia de la cura del cáncer, de sus propiedades para bajar los niveles de colesterol en sangre, de las virtudes para controlar enfermedades como la diabetes y no nos referimos solo a la guanábana como tal sino también a sus hojas y sus semillas, de las cuales se dice que son la solución para ciertas alergias de alcoba.

Lo más importante en el tema que nos ocupa, es que ningún estudio avalado por algún ente de importancia o renombre internacional, confirma las virtudes de la llamada fruta milagrosa, impidiéndonos afirmar que en verdad es capaz de hacer todo lo que de ella se dice, y nos deja en la posición de plantear objetivamente cuales son las dos vertientes de quienes estudian y dicen experimentar en distintas áreas.

Comenzaremos por presentar los resultados de quienes la defienden a capa y espada como la solución al mal más mortífero de las últimas décadas.

 

Los defensores a ultranza:

Para quienes la guanábana (Annona muricata) es la cura indiscutible del cáncer, y es ocultada por los grandes laboratorios para evitar pérdidas millonarias, basan sus afirmaciones en las grandes cantidades de antioxidantes presentes en ella.

Afirman que los tratamientos efectuados en canceres de Pulmón, Mama, Próstata, Colon y varios otros, señalando que evita la oxidación celular, hidrata y oxigena, disminuyendo así los factores de riesgo cancerígeno.

Por su alto contenido de agua (85%) Es un fruto considerado diurético, rico en vitamina C, almidones, Potasio Magnesio y Sodio, además de contener glucosa y fructosa. Un alto contenido de fibra que la hace ideal para individuos con problemas intestinales.

Al reanimar la flora intestinal de una vez mejora la respuesta del sistema inmunológico. Por último sostienen que dado su alto contenido de líquido, si se consume abundantemente se evita el envejecimiento celular y los factores de riesgo cancerígeno  que esto conlleva.

Los que dudan de su efectividad:                        

Quienes tienen reservas sobre la eficacia de la guanábana, se basan justamente en la falta de estudios contundentes que demuestren que la fruta o sus hojas tengan un efecto decisivo en la prevención y aún menos en la cura de la enfermedad, unas vez que esta se ha declarado.

No obstante saber que especialmente las hojas poseen unas sustancias denominadas “Anonacinas” y de las cuales se cree tienen un efecto sobre las paredes de las células cancerígenas, pero no está comprobado que como tal cure el Cáncer.

Si afirman que la infusión de las hojas puede coadyuvar a reducir el colesterol, pero bajo un régimen sumamente controlado, pues su consumo en exceso podría favorecer la aparición del “Mal de Parkinson”.

En conclusión nadie dice que la Guanábana sea mala, vamos a consumirla, en el peor de los casos nos garantizará una vida más sana.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *